Merienda de caníbales

  • 3 mayo, 2012 |

El resolutivo emitido el pasado 2 de mayo por parte de la Sala Regional de Xalapa, perteneciente al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, mediante el cual se revoca la designación de José Joaquín González Castro como candidato al Senado de la República por el Movimiento Progresista, representa en Quintana Roo un duro revés para el Proyecto de Nación que abandera Andrés Manuel López Obrador.

Para entender lo anterior es necesario advertir que la candidatura ciudadana (externa podríamos decir) del abogado González Castro se sitúa en un contexto de enfrentamiento y empantanamiento de las negociaciones encaminadas a resolver la sustitución provocada  por la inesperada renuncia de Gregorio Sánchez Martínez al cargo.

Las múltiples tribus locales del Partido de la Revolución Democrática parecieron alinearse en dos grandes frentes dispuestos a medirse con todo con tal de obtener la nominación a la primera fórmula al Senado de la República, sabedores los clanes de que ésa era una posición estratégica que había que conquistar a costa de todo, inclusive aún cuando se atentara contra la unidad del partido y la fortaleza para defender el proyecto del Cambio Verdadero.

La primera fórmula perredista era y continúa siendo importante en este momento, tras el resolutivo del Tribunal Electoral, porque ante la imposibilidad reconocida de la oposición local de derrotar al PRI, se entiende que el partido que le siga  en el número de sufragios  emitidos el próximo primero de julio, accederá al Senado por ésta vía, entendida en el vulgo  la primera fórmula como “un premio de consolación” para los perdedores que resulten segundos.

Por lo tanto, la nominación por parte del Movimiento Progresista en la figura del ex Presidente del Tribunal Superior de Justicia, lejos de lograr la unidad perredista en torno a la figura del candidato presidencial, provocó un desbordamiento tan catastrófico y dañino como el del Grijalva en Tabasco: el instinto  más primitivo del ser humano se hizo patente en los últimos días, convirtiendo lo que debió haber sido una gran fiesta cívica, en una velada de rapiña y deslealtades hacia el líder moral del perredismo nacional: López Obrador.

La mesura  y el raciocinio de quienes se presume alguna vez los tuvieron, sencillamente se perdió en los intrincados pasillos desde donde no siempre con imparcialidad se imparte justicia electoral en este país.  Los impugnadores resultaron ser tres hombres y cinco mujeres reconocidos no precisamente por sus acertados logros y merecida trayectoria profesional, sino por tener como principios postulantes  los del conflicto y la contradicción política y humana, quienes presentaron en total doce demandas de Juicio para la Protección de  los Derechos Políticos y Electorales del Ciudadano.

La ex alcaldesa Latifa Musa Simón quien será recordada siempre por su obstinada actitud de aferrarse al cargo violentando toda norma legal y de sano entendimiento, se convirtió de un día para otro en defensora de la legalidad y la ética partidistas, al presentar exageradamente  cinco demandas en términos similares implorando el pretendido derecho de reconocimiento a su militancia y a su precandidatura al cargo controvertido, solicitando   la cancelación del registro de Joaquín González, pero por si la dudas  también  impugnó la candidatura de Luz María Berinstain al segundo lugar de la fórmula para que sencillamente “no hiciera  sombra” ante una eventual reposición del proceso para seleccionar nuevo candidato.

Los demandantes, Luz María Berinstain, Inés López Chan, Alfonsina Sánchez, Beatriz Villanueva, la propia Latifa Musa, Jaime Hernández, Gerardo Mora y Alejandro Luna, coincidieron en dos cosas: en solicitar la anulación del registro que el IFE previamente le había otorgado a Joaquín González Castro como candidato a senador por la primera fórmula del Movimiento Progresista; pero también convergieron en un punto ruin, proponerse cada uno para suplir al impugnado, argumentando diversos disparates legaloides, como el de “la guera”  Berinstain quien alegó en su favor ser la segunda en una encuesta formulada por el señor Max Vega Tato en la que éste también se incluyó, es decir el encuestador también se encuestó y ¿qué cree Usted? Ganó Vega, pero en un escrito anexo decide generosamente declinar a favor de Luz María.

O como el sustento insostenible de Alejandro Luna, quien se aferró en su demanda a exigir que se le reconociera “su carácter de suplente para suplir” (la redundancia no es del autor) a quien había renunciado previamente, refiriéndose a su suegro Greg Sánchez, quien por cierto al momento de dimitir dejó constancia por escrito de que “dejaba a salvo los derechos del suplente, para que los hiciera valer conforme a derecho”, pensando equivocadamente que con ello se formalizaba una deseada transmisión de derechos hereditarios.

Sobra decir que la Sala Regional de Xalapa desestimó las pretensiones en lo particular de cada uno de los impugnadores, aunque en lo general se inclinó por cancelar el registro del candidato registrado ante el Instituto Federal Electoral. Uno de los resolutivos ordena a la Comisión Política Nacional del PRD proceder en el término de 48 horas, contadas a partir del momento de la notificación,   a la designación de la nueva fórmula de candidatos, “la cual deberá surgir de entre las fórmulas que participaron en el proceso interno de dicho partido”.

La decisión que adoptará la Comisión Política Nacional del PRD, es hasta este momento desconocida, pero seguramente sea cual fuere, generará nuevas inconformidades de las tribus de caníbales que por hoy todavía se encuentran – al menos ocho de sus miembros – embriagados de felicidad ante un triunfo pírrico, que en realidad sólo favorece al PRI y por extensión al PAN, quienes son los verdaderos beneficiados de un trabajo que se hizo tras bambalinas, sin mancharse las manos, pues fueron otros quienes dieron la cara y gesticularon en los medios informativos para descarrilar el tren en el que viene corriendo fuerte el Cambio Verdadero. (Juan Castro Palacios)

Comentarios

comentarios

Sobre

Leave Comment