" />

Exhiben corrupción en Asur por Amtranstur

  • 8 mayo, 2019 |

Cancún.- Una cadena de corrupción, pirataje, abuso de poder y prácticas monopólicas contra el Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur) denunció Roberto Rafael Rubio Sánchez, presidente de la Asociación Mexicana de Transportadoras Turísticas, al tiempo que exigió la renuncia de Francisco Arredondo Zarza y Marcela Yarena Marín.

Roberto Rafael Rubio Sánchez, exhibió violaciones, y cobros irregulares como “Derecho de Piso” bajo el concepto de “Servicios de Transportación”, que generan a la concesionaria ganancias por alrededor de 7 millones de pesos por semana por cuotas a más de 9 mil unidades tipo Van, que ofrecen servicio de trasporte a turistas a la terminal aérea.

El quejoso dijo tener el respaldo de 90 empresas prestatarias de servicios de transportación de pasajeros con concesión federal, y de Sergio González Rubiera, presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV) Cancún, al estar cansados de tantas arbitrariedades al incluso impedir la entrega de botellas de agua a los turistas.

Las múltiples irregularidades como falta de baños, que se generan en dicha área del aeropuerto de Cancún, los llevaron a tolerar presión constante y dolosos actos para poder operar, a pesar que Asur se queda hasta con el 12 por ciento de las ganancias diarias de las empresas, que además pagan renta por tener un módulo de servicio.

Pidieron la intervención de las autoridades federales, y del presidente de la República para que intervenga en los actos de corrupción, que ya están asentados en las instancias correspondientes de Aeronáutica Civil, que al momento no hace nada al respecto.

Por lo anterior, reiteró que teme por su seguridad, la de su familia y la de la empresa por lo cual hace responsable al Grupo Asur, Francisco Arredondo, gerente de operaciones lado tierra y Marcela Yarena Marín, coordinadora de estacionamiento y área de andenes lado tierra.  

PIRATAJE A LA ORDEN DEL DÍA

La denuncia contra las acciones irregulares de Asur, que presuntamente realizan Francisco Arredondo Zarza, gerente de operaciones lado tierra y Marcela Yarena Marín, coordinadora de estacionamiento y área de andenes lado tierra, van más allá de la simple aprobación del cobro de 26 pesos por acceso (7 millones por semana) al involucrar desde empresas “fantasmas” hasta vehículos con placas sobre puestas.

La cadena de corrupción, ralla en también dar acceso a “mafias” que operan en completa libertad al interior del aeropuerto, que ofrecen “servicios de transportación” sin cuestionar cómo lo hacen, en qué condiciones, y ni a quién se lo ofrecen, a cambio de una generosa suma, ya que según se aplican el refrán: “De acuerdo al Sapo es la pedrada”.

Lo anterior, lo explicó el ex empleado Eduardo Martínez Mosqueda, ex supervisor de andenes en Asur, a quien contrató para dicha labor la empresa Red Rin, quien luego lo dio de baja al prescindir de sus servicios Marcela Yarena Marín, coordinadora de estacionamiento y área de andenes lado tierra.

De acuerdo al quejoso, a cambio de dinero, los infractores le dan preferencia a un promedio de 10 transportistas piratas, en la terminal tres, en la dos, en la internacional 3 y la nacional 3, tanto en el horario de mañana y tarde.

En consecuencia, las cuotas van de 500 hasta más de 2 mil pesos o más por entrada o entregar el gafete o tarjeta TAG (tarjetas para pasar la zona de andenes a recibir pasajeros), falsificando información y agilizando en media hora, trámites que habitualmente tardan hasta cuatro semanas, irregularidades que aproximadamente se realiza desde hace tres años.

La entrada de camionetas de transporte de empresas “fantasmas” o «de amigos» al no estar establecidas de forma regular y carecer de los permisos correspondientes, ni de placas federales, les genera una grave competencia desleal, que se suma a la cadena de corrupción por el cobro de cuotas que les genera onerosas pérdidas diarias a empresas bien establecidas como Transmaval y Del Valle.

Comentarios

comentarios


Sobre