Deben construir el Tren Maya con visión del interior de las comunidades indígenas

  • 7 abril, 2019 |

Cancún.- Los participantes del foro DebaTren, en Bacalar, coincidieron en que el principal error del gobierno federal ha sido partir de un modelo diseñado desde fuera, y no construir el Tren Maya a partir de la visión de las comunidades que impactará porque, además, “hay una absoluta desconfianza sobre el respeto al marco legal”.

En el foro de discusión regional, que concluyó el domingo en el primer pueblo mágico que tuvo Quintana Roo, en la zona sur, participaron activistas, ejidatarios e investigadores, quienes advirtieron que el megaproyecto será el problema socioambiental del sexenio para el Sureste mexicano, al imponerse y no consultarse como se tendría que hacer.

José Francisco Gregorio Remolina Suárez, ex funcionario de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), señaló que hay “absoluta desconfianza sobre el respeto al marco legal”, y adelantó que muy probablemente los ordenamientos ecológicos locales (poel) y los programas de Desarrollo Urbano (pdu) serán modificados para quitarle trabas al tren.

El también director de la Reserva de la Biosfera del Tiburón Ballena, y del Parque Nacional Isla Contoy, añadió que no hay proyecto ejecutivo que permita analizar “a qué nos estamos enfrentando”, y destacó que por lo informado oficialmente, se advierte que es “el mismo modelo de desarrollo expansivo” aplicado en el país.

“Va a ser el mismo que excluye a la población y a las comunidades indígenas de la toma real de decisiones. Estamos en un riesgo socioambiental muy fuerte; el proyecto, en realidad, es de corte inmobiliario y, hasta lo que se sabe, es “altamente fragmentado”, pues posee un componente turístico y de carga.”

Gustavo Alanís Ortega, director del Centro Mexicano de Derecho Ambiental, (Cemda), se refirió por su parte a la importancia de respetar las etapas a que obliga el marco legal ambiental mexicano e internacional, para no repetir lo sucedido con el proyecto de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco.

Señaló que ahí se desmontaron 220 hectáreas de vegetación, 80 de manglar, sin autorización de impacto ambiental y cambio de uso de suelo, y reiteró que si el gobierno mexicano no sigue el debido proceso, se arriesga a la judicialización del proyecto ferroviaria y a que cualquiera que promueva alguno de los recursos jurídicos que marca la ley, lo detenga.

El comisariado ejidal de Bacalar, Luis Chimal Balam, confirmó que un representante del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) le solicitó ceder cinco mil hectáreas de tierra ejidal para la construcción de una nueva ciudad, a lo que respondió que primero deben conocer a detalle el proyecto y tener la certeza de que será benéfico para la comunidad.

Raúl Benet, asesor del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible en México (CCMSS), señaló que “el Tren Maya que Andrés Manuel quiere montar en la península de Yucatán, por ejemplo, desarmará la economía de la zona y convertirá a sus pobladores, mayormente indígenas, en sirvientes del turismo”

El DebaTren es evento impulsado por el CCMSS, la Unión de Organizaciones de la Sociedad Civil de Bacalar, el Galeón Pirata Centro Cultural Independiente, como parte del quinto Festival de Arte Independiente del municipio, que concluyó el domingo.

Comentarios

comentarios

Sobre