Foro de Bienestar Animal 27 de marzo en el planetario Ka’Yok’ de Cancún

  • 19 marzo, 2019 |

Cancún.- La Asociación Mexicana de Hábitats para la Interacción y Protección de Mamíferos Marinos (Amhmar) presentará por primera vez en Quintana Roo el Foro de Bienestar Animal, que desde 2015 se realiza en la Ciudad de México, anunció Claudia Pérez Salas, directora del organismo, quien anunció que los delfinarios del país ya no están amenazados por los verdes.

Durante la pasada administración, los diputados del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) lograron el cierre de delfinarios en la capital del país, no así en los otros seis estados donde hay de esos parques acuáticos gracias en gran medida a la oposición de científicos, veterinarios y biólogos de esos lugares.

En conferencia, tras anunciar el Foro de Bienestar Animal el próximo miércoles 27 de marzo en el planetario Ka’Yok’ de Cancún, sostuvo que actualmente no hay ninguna propuesta de ley luego que “no sabemos si va a haber una o no. Cuando terminó la pasada legislatura, y por reglamento, las minutas no votadas se dan por concluidas”.

“Hasta hoy, el contacto que hemos tenido con el nuevo Congreso (de la Unión) es para darnos el espacio para platicar, explicar y hablar de lo que es el bienestar animal en los hábitats propiedad de los miembros de la Amhmar, donde nuestro principal objetivo es el cuidado de nuestros ejemplares.”

La directora ejecutiva de la Amhmar señaló que “desde hace cuatro años el foro se organiza en la Ciudad de México, pero había muchos interesados interesado en conocer el bienestar animal de manera científica, integral, multidisciplinaria y abarcando a toda clase de especies animales, tanto bajo cuidado humano como en vida silvestre”.

Comentó que es muy importante abrir el foro, y se hará en Quintana Roo porque la mayoría de hábitats están en la entidad, “y tenemos ese compromiso: traer todo lo que tiene que ver con el bienestar animal, pero desde un punto de vista científico y técnico, no desde uno emocional y visceral”.

“Vamos por buen camino; hemos tratado de ser conciliadores, incluyentes y transmitir el conocimiento y experiencia de los expertos que tienen bajo su cuidado a los ejemplares, y es que anteriormente las iniciativas de ley estaban basadas en temas de activistas que transmitían su preocupación desde el punto de vista emocional, no científico.”

Pérez Salas refirió que hasta el día de hoy se ha logrado que se entienda lo que significa tener animales bajo cuidado humano, y lo que representa en responsabilidad; se trata de convencer, demostrar y presentar estudios científicos, bases reales sobre lo que pasa en esos hábitats, donde el bienestar animal está presente todos los días”.

En Quintana Roo están 21 de los 28 hábitats que hay en el país, los que reciben 2.2 millones de visitantes anualmente, quienes constatan que delfines, manatíes y lobos marinos son atendidos de manera científica y multidisciplinaria, abarcando especies bajo cuidado humano y en vida silvestre.

La directora ejecutiva de la Amhmar aseguró que en el foro se hablará de abejas y corales, de la llegada masiva de sargazo, con una visión diferente a la moda de hoy: el activismo radical animalista, que si bien tiene buenas intenciones, está muy mal fundamentado y no está basado en ninguna base científica.

Entre otros, algunos temas que se abordarán en el evento son “Los efectos de la llegada masiva de sargazo al ecosistema arrecifal”, “El impacto de la fauna doméstica sobre la silvestre”; “Acciones emprendidas por el Instituto de Biodiversidad y Áreas Naturales Protegidas en Materia de Bienestar Animal en el estado de Quintana Roo”, y “¿Por qué es importante preservar a las abejas?”,  entre otros.

La entrada será gratuita con previo registro en la liga http://congresobienestaranimal.org/foro/

Comentarios

comentarios


Sobre

“Quintana Roo Gráfico” es un proyecto promovido por profesionales en Comunicación, periodistas y reporteros con amplia trayectoria en medios locales y nacionales, comprometidos con la verdad y el pleno ejercicio de la Libertad de Expresión