Crean la Biósfera del Caribe Mexicano con más de 5 mil hectáreas y prohíben el Pet y el Unicel en Holbox

  • 9 noviembre, 2016 |

Cancún.-México avanza en la protección de sus áreas naturales, así lo señaló el Comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Alejandro Del Mazo Maza, al anunciar en conferencia de prensa sobre la publicación en el Diario Oficial de la Federación de los edictos en los que se informa que están a disposición para consulta, el Expediente para decretar como Reserva de la Biosfera al Caribe Mexicano, así como el proyecto de resumen del Programa de Manejo del Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam, en Quintana Roo.

Con respecto al proceso de decreto de la Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano, el titular de la CONANP detalló que es considerada la de mayor envergadura en la historia de la nación, pues abarca 5,754,055 hectáreas, la mayor parte de superficie marina frente al estado de Quintana Roo que alberga una de las mayores riquezas naturales de nuestro país.

Señaló que entre los beneficios ambientales se encuentra el del monitoreo de la biodiversidad, la protección y vigilancia de los recursos naturales.

Enfatizó que en este proceso, la CONANP va de la mano con los diferentes sectores involucrados, para ello se han tenido reuniones con diversos sectores como el académico, hotelero, pesquero, y prestadores de servicios turísticos, así como el Consejo Asesor del área, y gobiernos locales. Se trata de lograr un destino sustentable.

Con este Decreto se protegerá el 50 por ciento del Sistema Arrecifal Mesoamericano, primera y única barrera arrecifal coralina transfronteriza del mundo, en el que se establece la prohibición total a la exploración y explotación de hidrocarburos.

Señaló que por superficie, será el Área Natural Protegida más grande de nuestro país, equivalente a la del estado de Campeche y representa la mayor contribución nacional para el cumplimiento de metas internacionales comprometidas por México, denominadas Metas de Aichi de la Convención para la Biodiversidad que establece llegar a proteger el 17 por ciento de las zonas terrestres y de aguas continentales y el 10% de las zonas marinas y costeras.

Permite además la conservación de lagunas y humedales en Cabo Catoche, playas tortugueras como Xcacel- Xcacelito, zonas profundas del Caribe como la Cordillera de las Caimán, colinas submarinas de Colmer y Cañón de Chinchorro,  ecosistemas de alta productividad y biodiversidad en los cuales se han encontrado nuevas especies y prohíbe totalmente la exploración y explotación de hidrocarburos.

 “La Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano es un área de vital importancia para la protección de especies en riesgo y de conservación de lagunas y humedales del noreste de Quintana Roo, 5,725,469 son hectáreas marinas que incluyen zonas arrecifales, fondos marinos profundos y lagunas costeras y 28,586 hectáreas terrestres de humedales y zonas costeras”.

En su participación, Alejandro Nava, asesor de la Subsecretaría de Turismo Federal informó que se realizó un trabajo en coordinación con la CONANP y el sector ambiental, además se hizo un gran esfuerzo para integrar a la Academia y a los prestadores de servicios turísticos para lograr el respeto y la conservación de la biodiversidad.

 image011

YUM-BALAM

En el caso del Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam, en Quintana Roo, informó que su Programa de Manejo estará listo aproximadamente a finales de noviembre de este año para su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Destacó que el Programa establece reglas claras como la de no permitir el ingreso de PET y unicel a la Isla Grande y a la Chica. “Los prestadores de servicios turísticos tendrán 8 meses para cumplir con esta disposición a partir de la publicación del Programa”.

“El Programa de Manejo es el instrumento, que permitirá dirigir el desarrollo de la Isla Grande, ordenar el crecimiento de los asentamientos humanos en Isla Chica y Chiquilá, regular las actividades turísticas como la observación y nado con tiburón ballena o la observación de aves, establecer las subzonas y las actividades que se permitan realizar en cada una de ellas y establecer las reglas para promover la participación social en las acciones de conservación y manejo del área protegida”.

Además, no se permitirá la construcción de desarrollos turísticos de alto impacto como grandes desarrollos hoteleros, clubes de golf o sitios de disposición final de residuos sólidos en esa ANP, por el contrario, se limitará el desarrollo de la Isla Grande y se ordenará el crecimiento de los asentamientos humanos en Isla Chica y Chiquilá, entre otros.

En Isla Grande, únicamente se podrá construir infraestructura pública o privada destinada al desarrollo de los servicios de apoyo a los hoteles ecoturísticos tipo palafitos, instalados en la porción marina.

Yum Balam tiene una extensión de 154,052 hectáreas y se encuentra en el extremo norte del municipio de Lázaro Cárdenas, estado de Quintana Roo; colinda al este con el municipio de Isla Mujeres, al oeste con el municipio de Tizimín, estado de Yucatán y al norte con el Golfo de México.

Las comunidades que se encuentran establecidas al interior del ANP son Holbox y Chiquilá. Holbox abarca dos islas, la isla Grande y la Isla Chica.

Para ello, es importante la participación de las comunidades como “nuestros mejores aliados para conservar y proteger los ecosistemas de Yum Balam, una de las ANP con alta biodiversidad marina y terrestre”.

El Comisionado Nacional estuvo acompañado por Alejandro Nava, asesor de la Subsecretaría de Turismo Federal, Ricardo Gómez, Lozano, Director Regional de Península de Yucatán y Caribe Mexicano; David Gutiérrez, Director General de Conservación para el Desarrollo, y José Juan Pérez, Director de Yum-Balam.

Comentarios

comentarios


Sobre

“Quintana Roo Gráfico” es un proyecto promovido por profesionales en Comunicación, periodistas y reporteros con amplia trayectoria en medios locales y nacionales, comprometidos con la verdad y el pleno ejercicio de la Libertad de Expresión

Leave Comment