Dos atorados en el PRI

Buzón Político

Por Emilio Carrasco Hernández

El burdo proceso interno de selección de los candidatos del PRI tuvo ya dos bajas. Por separado, los priistas Gerardo Amaro Betancourt de Benito Juárez y Juan Carlos Arana de Carrillo Puerto presentaron como ayer lo anticipamos aquí dos sendas impugnaciones por haberlos dejado fuera de las constancias de precandidaturas.

Ante los hechos, la dirigente estatal del PRI, Cora Amalia Castilla Madrid, no tuvo más remedio que dar a conocer las dos impugnaciones que evitan que los pre candidatos de Cancún y Felipe Carrillo Puerto, Lupita Novelo y Pedro Pablo Poot hagan proselitismo, mientras no se resuelva la inconformidad.

Gerardo Amaro Betancourt y Juan Carlos Arana, procedieron conforme a derecho, luego que la Comisión de procesos Internos rechazó en Benito Juárez y en Felipe Carrillo Puerto la solicitud de registro, por no reunir los requisitos plasmados en la convocatoria.

Se dice que la impugnación de los aspirantes no tiene la intención de generar divisionismo, sino simplemente transparentar un proceso interno que no quedó claro para Gerardo Amaro y Juan Carlos Arana.

Sin embargo, estas impugnaciones exhiben la burda operación para dejar sola, o solo a los candidatos de la llamada “línea” en un mal entendido mecanismo de cerrar filas en torno a los “elegidos” pasándose por alto los estatutos y la propia constitución mexicana.

Gerardo Amaro, presentó su impugnación de acuerdo al reglamento vigente y ante la comisión de procesos internos municipal del PRI, que a su vez deberá hacer llegar a la comisión estatal para su determinación.

Su anulación momentánea por parte de la comisión de procesos internos municipal, es considerada por el afectado como ilegal porque no está motivada ni fundada en ninguna ley, sino que solo se hizo por “ocurrencia” de los miembros.

En su argumentación de 42 cuartillas, Gerardo Amaro dice que se violaron los artículos 14, 16, 41 y 116 de la constitución política mexicana y el artículo 100 de los propios estatutos de PRI.

Amaro Betancourt dijo que llegará hasta las últimas consecuencias inclusive ante la máxima instancia que es el Tribunal Federal Electoral de la Federación para que se haga respetar sus derechos.

El priista, expresó estar sorprendido porque tiene conocimiento que de manera abrupta se está reclutando al 50 por ciento de los miembros del Consejo Político del PRI, que formaran los sectores, organizaciones y seccionales, además del 50 por ciento de los consejeros municipales, que conformaran a su vez, la Convención de delegado en donde se elijará a la candidata o candidato de unidad.

¿Si el suelo esta tan parejo porqué tanto brinco?, cuestionó.

Atribuyó la burda maniobra, a confundir a los candidatos únicos con candidatos de unidad. En este sentido, expresó que el candidato de unidad es producto de un consenso como la Convención de delegados.

¿A que le tira el PRI, con procesos antidemocráticos?

¿Confundirá sumisión con lealtad?

Las raspaduras y las heridas están abiertas.

¿Existe una operación de cerradura de heridas?

Vaya usted a saber, por lo pronto ya hubo dos bajas. Dos precandidatos con acreditación en mano que no pueden hacer proselitismo.

Comentarios

comentarios


Sobre

Leave Comment