CERRAR FILAS CONTRA LA VIOLENCIA

* Nadie se puede permitir azuzar militancias

Por: Romamy Miranda Gutiérrez

LA DEMOCRACIA MEXICANA TIENE por estos días una prueba de fuego que debe superar sin mayores sobresaltos: llevar a buen final la calificación de la elección que se realizaran en diferentes estados del país el 4 de julio. En este mismo espacio hemos señalado la pertinencia de que los actores políticos asuman la responsabilidad que les corresponde en la buena conducción de este proceso hasta su final, asumiendo con madurez las nuevas realidades políticas del país, que pasan por comicios cada vez más cerrados y competitivos, donde cualquiera puede ganar. El asesinato del candidato priísta al gobierno de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú, si bien es la primera ejecución de alto impacto, hoy hemos comprobado que el crimen organizado es una amenaza permanente para la democracia de México. La violencia se está volviendo parte de nuestra vida cotidiana. Ello no es bueno ni sano. No podemos limitarnos a identificarla, justificarla, condenarla o mostrar nuestra indignación, porque con ello no se resuelve nada. Sin embargo hay que resaltar, que lo sucedido en Tamaulipas no es una advertencia para tal persona, partido o gobierno, es una advertencia para el Estado. El asesinato de Torre Cantú es una provocación para minar la estabilidad -aunque frágil- del Estado mexicano y de la democracia, que no son personas, sino instituciones. El presidente Felipe Calderón Hinojosa, reiteró el llamado al diálogo con todas las fuerzas políticas y así, dar lucha al “enemigo común”, el crimen organizado, tras el asesinato de Rodolfo Torre. El llamado de Calderón no produjo adhesión inmediata…. ¡Zas!…. La dirigente nacional del PRI respondió al diálogo solicitado y en un mensaje histórico, Beatriz Paredes fue directa: “Nuestra fuerza es mayor que nuestra miseria y nuestra esperanza es mayor que nuestro miedo”. Y con eso habló de unidad, de salir a votar y agradeció al Ejército por su labor. Además en su discurso dejó en claro su estrategia con rumbo a 2012, rompió con el gobierno del presidente Felipe Calderón, pidió la cabeza de César Nava y el fin de la alianza con el PRD para restablecer el diálogo; acusó al Presidente de lucrar con la tragedia de Tamaulipas, y reclamó respeto y una investigación verdadera Ante todo este panorama, es trascendental que los medios tienen la responsabilidad de dar cuenta de lo que, pero no se puede exagerar la nota, porque eso exacerba ánimos y de manera innecesaria echa gasolina al fuego. Nadie se puede permitir azuzar militancias. Por eso es más importante que la sociedad civil en general, las organizaciones apartidistas y los medios de comunicación pongan el ejemplo de la tranquilidad con que hay que asumir los actuales momentos y no apostarle, así sea indirectamente, a la violencia. Hoy otra vez, el tema de la seguridad y del combate al crimen organizado se utiliza como elemento publicitario o como un instrumento netamente electoral, sin siquiera reflexionar seriamente sobre lo que se dice. ¿Cuántas veces hemos escuchado que se debe cambiar la estrategia de lucha contra el crimen organizado sin que siquiera se muestre un sendero alterno por el cual transitar? ¿Cuántas veces hemos escuchado, y se le presenta como si eso fuera en realidad una alternativa, que se debe negociar con estos grupos o que no se debería haberlos enfrentado frontalmente?. Por ello es que, hoy, procede abogar por la recuperación de un entorno de paz y respeto a los valores perdidos de la convivencia; por la vigencia del Estado de derecho y el respeto al sufragio libremente emitido; por una activa y comprometida participación social, desde las particulares convicciones. No hacerlo sería rendirse a las implícitas exigencias de quienes desean imponer la fuerza de las armas sobre la de las ideas o, peor, el lenguaje de la barbarie sobre la reflexión y el diálogo como vía de definición del qué y el cómo para nuestra sociedad. Llamar a cerrar filas contra la violencia, contra los violentos, en el México de nuestros días, parece un lugar común. Pero hay que hacerlo, so pena de perder la nación que es nuestra, de ustedes, de todos. El país necesita calma, tranquilidad, serenidad, entereza y seguir produciendo y no detener su vida cotidiana. Somos más grandes que nuestros problemas y la coyuntura electoral, debe resolverse sin mayores sobresaltos. Comentan que en los campos de las Fuerzas Armadas del país, ya se logró aprehender a uno de los sicarios que participó en la ejecución del candidato del PRI para gobernador de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú. Según los altos mandos, el detenido está siendo interrogado y se tienen ubicados a otros más. Sólo es cuestión de horas para su captura. GUILLOTINA. Que oso de Miguel Gómez Mont

Gracias por sus comentarios

romamy@yahoo.com

Comentarios

comentarios


Sobre

Leave Comment