Grupos de poder del Sur y el norte se dividen el estado

Grupos de poder del Sur y el norte se dividen el estado
Comparte lo mejor

Por Quintana Roo Gráfico

(Alex Cervantes)

Cozumel vs Chetumal.

Las pugnas entre los priístas de la zona norte y sur del estado han propiciado fuertes luchas internas a lo largo de los procesos electorales que ha vivido Quintana Roo, con el objetivo de mantener la influencia en los principales puestos de elección popular, originando, raspaduras, fracturas y desprendimientos en el interior de ese colectivo político.

La historia de complicidades que se han venido apuntalando e lo largo de la vida política quintanarroense, demuestra como la insípida alternancia en el poder no ha podido penetrar en el sistema de esta entidad relativamente joven.

El primer jaloneo fuerte que dividió a los priístas, fue quizás el relevó del exmandatario estatal Jesús Martínez Ross, quien tras una serie de negociaciones impuso a Pedro Joaquín Coldwell, iniciándose la guerra entre los priístas del sur y norte.

Así, proceso electoral tras proceso electoral, los priístas de ambas regiones miden fuerzas primero para adjudicarse la candidatura a la gubernatura, posteriormente las alcaldías y finamente las diputaciones, en donde las negociaciones se dan en tono agrio y con fuertes pugnas que incluso han provocado desbandadas.

Luego de que Joaquín Codwell, le cediera la estafeta Miguel Borge, el PRI, quedó dividido, aunque al final limaron aspereza y seis años después tras una proceso interno rispido, se impuso de nueva cuenta la zona sur con Mario Villanueva Madrid, quien a su vez en un panorama plagado de inconsistencia lo relevó Joaquín Hendricks Díaz. No obstante, la zona norte volvió a la cargada al llegar a la gubernatura Félix González Canto, en un proceso en donde hubo inconformidades que al final quedaron subsanadas.

Actualmente, ante la cercanía de la justa electoral de julio cuatro, el proceso interno del PRI se vio envuelto quizás en la medición de fuerzas más complicadas entre dos de los cinco aspirantes a la candidatura del tricolor, pues el escenario se volcó por completo hacia la zona norte, quedando fuera de la jugada el sur, donde Eduardo Espinoza Abuxapqui, pensó ser el tercero en discordia, pero finalmente fue relegado.

Dos de las principales familias políticas trataron de imponer a sus “juniors”, el legislador con licencia Roberto Borge Angulo y el diputado federal Carlos Joaquín González, en donde las pugnas provocaron la promoción adelantada de la imagen de ambos postulantes, con impresionantes derroche de recursos.

Sin embargo, pese al estire y afloje de ambos grupo pertenecientes a la zona norte, la línea de González Canto se impuso, y desde el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), del tricolor vino el dedazo, luego de una dura y cuestionada negociación, donde Nassim Joaquín Ibarra, fue el encargado de hacer la transacción política, que finalmente le provocó la salida de la contienda de Joaquín González.

Trascendió en los medios que el “cochupo” político giró entorno a la alcaldía de Benito Juárez y Solidaridad, así como diputaciones, que estarán encabezando gente allegada a la dinastía Joaquín, dejando una vez más el descubierto las sucias negociaciones de los priístas por mantener el control de estado.

La incipiente clase política de Quintana Roo, es manipulada por los grupos de poder del Sur y del Norte del estado. Chetumal y Cozumel.

Comparte lo mejor