El último adios a fallecidos en avionazo

 

Madres, hijos y familiares acompañadas del gobernador del estado, Félix González Canto y el candidato a gobernador Roberto Borge Angulo, acudieron a despedir a quienes perdieron la vida en el accidente aéreo en la selva del municipio de Felipe Carrillo Puerto.

En uno de los puntos de la funeraria, el llanto desgarrador cimbró a los presentes, cuando Irasema Ventura, al no soportar el dolor de ver a partir a su esposo, Daniel Pacheco a su última morada, se abalanzo sobre el féretro que contenía sus restos mortales para abrazarlo, como tratando de retenerlo.

Ante la mirada de profunda tristeza de sus acompañantes,la viuda no pudo ocultar su dolor, mientras cuestinaba a su amado en el féretro por qué los dejó sólos a su hijo y a ella.

El candidato a la gubernatura, Roberto Borge Angulo, al ser testigo del doloroso cuadro familiar no pudo contener sus lágrimas que comenzaron a rodar a través de su rostro, mientras, su esposa Mariana Zorrilla de Borge, abrazaba a uno de los hijos de Daniel Pacheco.

El ex militar Daniel Pacheco, dejó en la orfandad a dos niños de dos y cuatro años de edad, tras morir en el accidente aéreo.

Antes de ingresar a la campaña de Roberto Borge Angulo, “Pacheco”, como lo llamaban muchos se dedicaba a trabajar como agente de Tránsito del Estado donde pidió permiso para dedicarse a trabajar como agente de seguridad del candidato a gobernador.

Resignación a familiares

Mientras eran velados los cuerpos del piloto, Salvador Aguilar, y los agentes de seguridad, Daniel Pacheco y Maury Alberto Magaña, el cura José Antonio Blanco de la Parroquia “Cristo Rey”, oficio una misa para preparar los cuerpos rumbo a su última morada.

Familiares, amigos y compañeros con sus rostros desencajados, lamentaron la pérdida de sus seres queridos, mientras escuchaban las palabras de aliento del párroco.

“Hay desconcierto por la desgracia, pero es hora de que elevemos nuestra mirada a Dios, para encontrarnos en el refugio de la palabra de Dios, y que nos proyecte un rayo de luz sobre la oscuridad”, afirmó el cura.

Tratando de contener su dolor, pero sin dejar de derramar lágrimas las viudas se aferraban a los brazos de las personas que tenían más cerca, donde buscaban encontrar consuelo.

Despiden a tres

El intenso sol que no cesaba aún a las 5:30 de la tarde, de repente fue cubierto por nubes negras como si pareciera que el cielo también se pusiera de luto.

Las carrozas fúnebres salieron con los cuerpos del piloto Salvador Aguilar, acompañado de su esposa Christine Smicht, quien fue el primero en ser sepultado.

El candidato a la gubernatura del Estado, Roberto Borge fue quien condujo la camioneta Yukon, color blanca, con placas de circulación UUUA 4400, para trasladar a las viudas Irasema Ventura Hidalgo y Luisa Pacheco Baeza hasta el panteón “Jardines de Paz”.

La escena fue desgarradora, esposas, madres e hijos ver partir a sus difuntos a su última morada, sin poder hacer nada para retenerlos en este mundo, pero hoy, ya descansan en paz.

Comentarios

comentarios


Sobre

Leave Comment