Pastorcete de pacotilla

José Zaldívar

Por fin después de muchas vueltas se cumplió el pronostico: Gregorio Sánchez Martínez esta en la cárcel acusado de lavado de dinero, delitos contra la salud, tranzas a amigos, estafas al pueblo y mentir constantemente. El “pastorcete2 que creyó que gobernar es lo mismo que hipnotizar a creyentes religiosos topo con la ley.

Tras quedaron los días en que acabo con Radio Cultural Ayuntamiento a la que convirtió en una cursi Radio Amor por capricho de su esposa Niurka Saliva, va a tener que entregar cuentas del General maro Enrique Tello Quiñones, le va a tocar saldar la deuda que adquirió con Steve Santander, le va tocar saldar la cuenta del Ombligo Verde en el penal del Rincón allá en Tepic Nayarit junto con sus antiguos colaboradores que el mismo entrego.

Tarde que temprano tenia que caer su castillo de mentiras, creyó que podía ocultar la verdad pagando por que no se publicara, muy equivocado estaba. El peso de sus mentiras y daños causados no pudo soportar a una red de espionaje disfrazada de academia de policía que le puso su colaborador Vera Salinas.

En algún Rincón de Nayarit va a tener tiempo de recordar cuando conoció en Chiapas a su padrino y protector Pedro Joaquín Coldwell al que literalmente le carga y llenaba la maleta.

En el Rincón Nayarit el Pastorcete va a poder recordar cuando en una entrevista le preguntaron que porque hablaba demasiado de Dios. ¿No es muy delicado mezclar a Dios y la política? Greg respondió: Habría que preguntarle a toda la ciudadanía si cree que existe Dios. Yo te aseguro que 99.9 por ciento te va a contestar que sí. Pero a Dios se le va a ver en las iglesias…, replicó el periodista. Greg lo sacó de su error: Si Dios está en todos lados, si Dios es un espíritu supremo que habita en el corazón de los humanos y está en todos lados, yo no sé quién va a ver a Dios en las iglesias. A Dios lo sientes y lo tienes en cualquier lado.

Pero la fe está divorciada del cargo público, insistió el reportero. Greg lo refutó, categórico: “No, ¿por qué? Antes que ser funcionario soy individuo, y como individuo puedo creer en lo que quiera. Ahora, la ley se contradice. ¿Qué dice el Himno Nacional cuando dice ‘con el dedo de Dios se escribió’? ¡Y es lo más grande que tenemos los seres humanos, el Himno Nacional! Es una contradicción que se diga que están divorciadas las instituciones de Dios, cuando (en) el canto más sagrado que tenemos los mexicanos todos los días lo invocamos”.

Imbatible, el periodista volvió a la carga. La Constitución no permite a los ministros de culto participar en la política. Greg escurrió el bulto: Yo no soy un ministro de culto, no soy religioso, tengo fe. Pero mezclar a Dios en los asuntos públicos… Yo no mezclo a Dios en asuntos públicos. ¿No lo mezclas en las campañas? Por supuesto que no, a Dios se le lleva en el alma y manifestar abiertamente tú fe. Yo no tengo miedo, hay muchos políticos que tienen fe y tienen miedo de decir que tienen fe. ¿Dónde dice que está prohibido mencionar a Dios? Algún día los gobernantes de este país van a tener que jurar sobre la Biblia.

O cuándo el pasado 25 de septiembre, el Pastorcete de marras presidió una reunión multitudinaria al pie del asta bandera del centro de Cancún, a la que acudieron 140 asociaciones religiosas, encabezadas por Aviva Cancún, organismo que preside el alcalde perredista. Miles de personas –cuenta la crónica de Angélica Pool– oraron por México, por los gobernantes de los tres niveles, y por la erradicación de problemas sociales como la drogadicción, vandalismo, violencia, alcohol, sexo (sic) y ocultismo, además de pedir que los pastores de las iglesias cristianas tengan visión y sabiduría para guiar al pueblo de Dios. Luego, cantaron himnos.

Greg y su esposa, Niurka Sáliva de Sánchez, prosigue la crónica, en todo momento disfrutaron del concierto elevando la mano derecha al igual que el resto de los asistentes en señal de victoria y emulando a Moisés. Más tarde la pareja subió al templete y bailó una canción de alabanza en maya. Greg, “antes de tomar la palabra emitió su ya clásico saludo: ‘¿cómo está el pueblo de Dios?’”. Luego, ondeando la bandera de México (él y Niurka) bendijeron a Dios y declararon a Quintana Roo sitio del avivamiento. En la parte medular de su prédica, Greg informó: así como Moisés levantó su vara en el Mar Rojo, hoy levantamos la bandera en manifestación de fe.

Ahora tendrá tiempo de meditar sus mentiras y si bien le va dentro muchos años podrá salir a la calle a ver si alguien lo elige.

Comentarios

comentarios


Sobre

Leave Comment