¿SIRVEN LOS TESTIGOS PROTEGIDOS?

¿SIRVEN LOS TESTIGOS PROTEGIDOS?
Comparte lo mejor

* Ardid fraguado dentro de la SIEDO

Por: Romamy Miranda Gutiérrez

MIGUEL ÁNGEL HERNÁNDEZ CASTELLÓN ex delegado de la Procuraduría General de la República en Quintana Roo, fue detenido y encarcelado, por declaraciones de un testigo protegido, que lo involucraba en la ejecución de nueve personas, entre ellas tres agentes de la AFI (Roberto Alcántara Pérez, Luis Octavio Guzmán Ruiz y Fernando Pérez Nájera), presuntamente ligados al cártel del Golfo, quienes aparecieron tirados en un paraje cercano al aeropuerto Internacional “Benito Juárez” de Cancún con el tiro de gracia. Estuvo en CERESO de Mérida por un delito que no cometió. A pesar de que los expedientes revelan que eran Zetas, exkaibiles y ex militares mexicanos desertores del Ejército los causantes de las ejecuciones de “afis” y de otras personas protectoras de unos mil expendios de cocaína, el entonces procurador Rafael Macedo de la Concha, ordenó al finado José Luis Santiago Vasconcelos titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada integrar la averiguación para consignar a todos los funcionarios de la delegación de la PGR en Quintana Roo. Al dar posesión al nuevo delegado, el procurador Macedo de la Concha, dijo: “a funcionarios de este tipo los llamó “traidores” y “puñado de delincuentes” que se apartan de la aplicación de la legalidad. Y enfatizó que la PGR “es una institución sólida que está por encima de algunos infiltrados, traidores, que lo único que buscan es destruirnos y descalificarnos”. Sin embargo el magistrado José Ángel Mattar Oliva, titular del Tribunal Unitario del Vigésimo séptimo Circuito del Poder Judicial de la Federación, con sede en el estado de Quintana Roo, resolvió en materia de apelación, confirmar la sentencia absolutoria dictada por el Juzgado Tercero de Distrito en Cancún, mediante la cual absolvió de todos y cada uno de los delitos que la subprocuraduría especializada en delincuencia organizada, había fabricado……Mmmm… Recobro su libertad Hernández Castellón, al desmoronarse la investigación por inconsistente, ya que la mayoría de los testigos protegidos utilizados por la PGR para reforzar la investigación han reconocieron que nada de lo que declararon inicialmente les constaba y que todo fue parte de un ardid fraguado dentro de la SIEDO….!What!……. ¿Sirven los testigos protegidos? La mayoría de la gente opina que no, la mayoría por no decir que todos, son delincuentes con beneficios que gozan de impunidad y privilegios – bebidas alcohólicas, cigarrillos, celulares o servicios de prostitución – que no aportan demasiado, que ante la posibilidad de ver reducida o anulada una pena que puede ser de muchos años de prisión, están dispuestos a decir lo que sea, verdad o mentira. Antes de ser testigos protegidos o colaboradores de la PGR fueron asesinos a sueldo, guardaespaldas, choferes, cómplices, lugartenientes o hasta familiares directos de los capos del narcotráfico. Bajo la asignación de identidades o nombres ficticios —Rafael, César, Yeraldine, Karen, Fernando, Guadalupe, Saúl, Moisés, Felipe, Jennifer, entre muchos otros—, son actualmente parte sustancial en los juicios más importantes instaurados en México contra presuntos miembros de la delincuencia organizada. Algunos de los colaboradores de este tipo, no han pisado la cárcel, se encuentran resguardados, bajo protección y pago de las autoridades. Otros, han muerto asesinados, algunos más fueron dados de baja del sistema de protección o en los hechos han escapado, o preferido entregarse en Estados Unidos a las autoridades de ese país para evitar “filtraciones” sobre su paradero o el de sus familias. Para las autoridades, los testimonios de los testigos protegidos han servido supuestamente para enfrentar al crimen organizado, particularmente al narcotráfico, y llevar a prisión a varios de los más peligrosos delincuentes. El programa Testigos de Colaboración de la Procuraduría General de la República, en el que se han sustentado las principales investigaciones del actual gobierno federal contra el crimen organizado, opera sin control, seguridad ni estrategia. Según el artículo 35 de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada estipula que cuando un miembro del crimen organizado colabora sin que exista una averiguación previa en su contra, todo lo que diga no será tomado en cuenta para actuar en su contra. Cuando haya una averiguación previa, el colaborador esté implicado y aporte indicios para la consignación de otros miembros de la delincuencia organizada, la pena que le correspondería por los delitos por él cometidos podría ser reducida hasta en dos terceras partes. El gobierno de Felipe Calderón ha presumido la detención de servidores públicos presuntamente vinculados con el narcotráfico como uno de sus logros. La Operación Limpieza ha sido la justificación para demostrar que se está trabajando para detectar y castigar a los narco funcionarios. Sin embargo, los funcionarios que confesaron haber trabajado para el narcotráfico circulan libremente por las calles, y algunos siguen trabajando en la PGR. El general Rafael Macedo de la Cocha ya no es procurador. ¿Y ahora que pasa con los acusados en su administración que son inocentes? ¿Qué autoridad le dijo a Miguel Ángel Hernández Castellón, perdón, fue un error, lo sentimos? Por lo menos que reconozcan las autoridades su error que cometieron porque yo creo que los años encerrado en el Cereso de Mérida no hay cómo pagar el tiempo perdido. Para Rafael Macedo de la Cocha un militar, doblemente si tiene jerarquía, no hay nada más inaceptable que el ridículo, que convertirse en objeto de burla lo que solamente pueden traducir -así de rígida es su formación castrense- como una burla al honor inherente al uniforme que portan. ¿Qué hará ahora Miguel Ángel, quien fue detenido injustamente? ¿Cómo se repara el daño psicológico, económico, físico y moral? ¿Qué pondrá en su curriculum? ¿Quién lo contratará con antecedentes penales? ¿Cómo se incorporará en una sociedad que lo juzgo severamente? ¡Una vida destrozada por una injusticia! La sociedad desconfía de las instituciones en general y particularmente de la PGR. Parece que esta institución sólo representa represión, autoritarismo, impunidad, ilegalidad, corrupción e incapacidad para otorgar la tranquilidad que todos y es difícil recuperar la confianza y la credibilidad de la sociedad….¡Upsss!…Me comentó Hernández Castellón, que por ahora lo que más desea es recuperar el tiempo perdido al lado de su familia….GUILLOTINA. La PGR anunció que se someterá a revisión el esquema del programa de testigos de colaboración. Demasiado tarde señores, el daño está hecho.

Gracias por sus comentarios

romamy@yahoo.com

Comparte lo mejor