A un paso de la represión

A un paso de la represión
Comparte lo mejor

Buzón Político

Por Emilio Carrasco Hernández

El alcalde amparado, Gregorio Sánchez, su fiel escudera la encarga del despacho de la presidencia municipal, Latifa Muza Simón y el general Urbano Pérez Bañuelos, había dado la orden de soltar a sus perros, “si es necesario”.

La manifestación de decenas de periodistas y ciudadanos en la plaza de la reforma del Palacio Municipal de Benito Juárez, había puesto en alerta a la policía municipal de Cancún para actuar en contra de los “trasgresores del orden público”, que pacíficamente protestaban en contra del alcalde amparado Gregorio Sánchez Martínez.

Desde la once de la mañana, en la plaza de la Reforma se concentraron más de doscientas que personas que reprueban las acciones legaloides de Gregorio Sánchez Martínez en contra del conductor de Enfoque Radio, David Romero Vara.

La protesta de los periodistas trascurría en forma pacífica, con arengas en contra del alcalde amparado (más de 180 y los que se acumulen), sin embargo un hecho aparentemente espontaneo de un compañero que fue despedido injustificadamente de Radio Caribe, Antonio Ortíz, que aprovecho la coyuntura para mostrar su inconformidad estuvo a punto de desatar la mecha, que necesitaban los perros de Gregorio Sánchez, Latifa Muza y Urbano Pérez para soltar a sus perros y a más de 100 policías municipales que estaban agazapados en las cercanías del Palacio Municipal en la avenida Nader.

Dándole el beneficio del a duda, Antonio Ortíz, estaba en su justo derecho de protestar, pero su actitud parecía más bien orquestada por lo más putrefacto de la política, que solo querían la más mínima provocación para iniciar la represión.

Gloria Pico y un grupo de activistas del PRI, arremetieron en contra de Antonio Ortíz, sin embargo la prudencia y la cordura del periodista David Romero, calmó los ánimos que estuvieron a punto de derramar el agua del vaso.

A Gregorio Sánchez, Latifa Muza y Urbano Pérez, no les importaba que en la manifestación se encontraran decenas de periodistas, algunos de ellos a su servicio, ni los dueños de los principales medios de comunicación del estado, ni las mujeres, ni los niños, solo buscaban un pretexto para soltar a sus perros.

Estaría el alcalde amparado enojado porque según él , la mega alianza con el Partido Acción Nacional, se le cayó por culpa de los medios de comunicación, que dejaron al descubierto sus hechos, no palabras.

En el parque de las “Nauyacas”a espaldas del Palacio Municipal, se encontraban además de decenas de policías armados hasta los dientes, cuatro perros de ataque, algunos de ellos con bozal, por su agresividad listo para entran en acción “ sí es necesario”, dijeron gente cercana al alcalde amparado.

¿Sería capaz Gregorio Sánchez y Latifa Muza, de reprimir una manifestación pacífica?

¿Porqué placear perros policías y antimotines?

¿Para eso sirven nuestros impuestos, se le olvida a doña Latifa Muza, que nosotros le pagamos su sueldo?

¿O el despliegue policiaco incluyendo los perros policías era solo para intimidar?

Pero recuerden que en la política no hay palabra.

No olvide checar Quintana Roo Gráfico, diario por internet

www.quintanaroografico.com

Para sugerencias, recordatorios y proposiciones indecorosas favor de escribir a

emilio_cancun@hotmail.com

Comparte lo mejor