Posadas de Carlos Joaquín, “corrientes y de mal gusto”

Buzón Político

Por Kar Thero

Posadas de Carlos Joaquín

 

Cancún. – El gobernador del estado y su equipo de comunicación social quedaron a deber en la organización de las posadas que se brindaron a los medios de comunicación, tanto en el sur del estado como en el norte.

La mala organización en ambos eventos quedo de manifiesto en errores de primaria que cometieron los encargados de festejar a los comunicadores en Chetumal y en Cancún, donde las fiestas fueron un fracaso.

El mensaje que mandaron en Chetumal, con hombres encapuchados y armados con pistolas de juguete cuando el estado padece serios problemas de inseguridad, que han provocado warning del Departamento de Estado de Estados Unidos para sus turistas que visitan el estado, los dejo muy mala parados.

Además de los más de 214 ejecutados y contando, solo en Cancún, no es precisamente el mensaje que debería de enviar el gobierno estatal, y mucho menos el área de comunicación social, con espectáculos que no abonan en la tranquilidad de las personas mucho menos la imagen que se expande al exterior.

En Cancún no cantamos mal las rancheras, aquí todo estuvo mal. Desde la comida, hasta el espectáculo denigrante contratado con un payaso de cuarta categoría, que se la pasó llamando al gobernador del estado, “amante” mi “marido” e incluso amenazó con plantarle un sonoro beso.

Aquí y en China a la autoridad se le respeta, aunque Carlos Joaquín está acostumbrado a que lo denigren a que lo insulten, a que lo llamen bastardo, el innombrable, “huevos tibios”. Pero lo peor es que los premia como sucedió con las llamadas “Putas” de Borge hoy al servicio del gobierno estatal con onerosos convenios.

De la fiesta en Cancún, hasta la fecha después de tantos días se sigue hablando en los cafés, en los pasillos del gobierno, en las charlas de periodistas, de funcionarios, incluso entre los mismos empleados del “gobierno del cambio”.

Los verdaderos periodistas, reporteros, fotógrafos y camarógrafos que asistieron se quejaron de los insultantes mini platillos, que se sirvieron por inexpertos meseros que a cada rato tiraban los pocos platos que había, ante gran cantidad de personas que asistieron.

Los encargados de la logística demostraron sus pocas tablas al planear una mega posada con gran número de asistentes, sin tomar en cuenta que los tuiteros y algunos reporteros llevaron a toda su familia, y amistades que nada tienen que ver con los medios de comunicación tradicionales, ni mucho menos los de redes sociales.

Al no haber un control del número de invitados y un estricto manejo en la entrada de la fiesta, muchos registraron a sus familiares y amigos como periodistas, inclusive se sacaron premios en la llamada rifa de regalos.

La rifa de regalos, también fue un fiasco, ya que era manejada por un grupo de locutores de radio Turquesa, entre ellas una señorita que estaba sacando los boletos de la tómbola, pero que descaradamente veía los nombres y si no era de su agrado, lo dejaba caer. Muchos se dieron cuenta pero pocos lo dijeron.

La canasta navideña que entregaron. Ni hablar. Sin comentarios.

Pero eso sí, sus posadas y regalos entre funcionarios y empleados a todo lujo.

Recuerden que en la política no hay palabra.

Para sugerencias, recordatorios y proposiciones indecorosas favor de escribir a emilio_cancun@hotmail.com

O llamar al 9982147205

Comentarios

comentarios


Sobre

“Quintana Roo Gráfico” es un proyecto promovido por profesionales en Comunicación, periodistas y reporteros con amplia trayectoria en medios locales y nacionales, comprometidos con la verdad y el pleno ejercicio de la Libertad de Expresión