Hasta con la cubeta…

Buzón Político

Por Emilio Carrasco Hernández

Suenan de nuevo tambores de guerra en el PRD. Ante la cercanía de la definición de las candidaturas, sé dan hasta con la cubeta, en busca de huesos y posiciones dentro de la repartición de candidaturas.

El grupo disidente encabezado por las expresiones críticas Izquierda Social (IS), Izquierda Democrática Nacional (IDN), siguen buscando aliados para echar abajo por la vía legal el Consejo Político Municipal “a modo” que impusieron los gregorianos y ADN.

Las alianzas no sólo se están realizando entre partidos políticos, sino también entre expresiones críticas o por lo menos perredistas como Dalia Canché, diputada suplente de Luz María Beristaín de Nueva Izquierda; así también de Norma Arteaga Fernández, de la tribu Democracia Social y Gilda Can, de la agrupación Quintana Red.

La presión al interior del Consejo Político Municipal del PRD que previamente integró la planilla dos que encabezaba María Eugenia Córdoba cuando buscaba la dirigencia municipal, hoy está pagando la factura, al ser presionados presuntamente para que voten a favor de Julián Ricalde Magaña.

Sin embargo, las inconformidades brotaron porque algunos consejeros y delegados se rebelaron a “seguir instrucciones” de los gregorianos para que seguir la línea al estilo “PRI”, de lo contrario serían dados de baja de la nómina del ayuntamiento y dejarían de recibir su bono extra por el trabajo que realizan en la Fundación Todos Somos Quintana Roo.

El “chantaje” generó la cólera de los precandidatos, que en algunos casos se rebelaron, como es el caso de Gelmy Villanueva Bojórquez, que denunció más del 60 por ciento de los aproximadamente 300 delegados y consejeros que definirán quien será el candidato del PRD en la demarcación, trabajan en el ayuntamiento de Benito Juárez, y en la Fundación Todos Somos Quintana Roo.

Sin temor a la expulsión, la perredista amenazó con impugnar si el Consejo Político municipal “a modo” impone a Julián Ricalde Magaña como candidato por la presidencia benitojuarence.

El plan maestro de ADN y sus aliados, se consolidó desde el momento mismo que María Eugenia Córdoba se quedó con la dirigencia municipal del PRD de Benito Juárez, al integrar a todos sus paleros de la planilla II, al igual que otros incondicionales que siguen la batuta del ex mapache priísta, Antonio Meckler Aguilera.

LA BORREGADA

La inconformidad de quienes aspiran pero prefieren quedarse callados para no perder su hueso se centra en la integración del llamado Consejo Político Municipal, que de origen causó polémica porque la mayoría de sus miembros, no son perredistas, ni gente comprometida con la izquierda, sino empleados de la Fundación Todos Somos Quintana Roo a los que afiliaron de última hora para que trabajen a favor de los intereses de Alternativa Democrática Nacional (ADN), la familia Ramos y sus aliados.

Entre los obligados a votar a favor de Julián Ricalde Magaña, destacan Ileana Rejón, de Participación Ciudadana, Wilbert Esquivel, de Obras y Servicios Públicos, María Magalena Gutiérrez, de Asuntos Religiosos, Luis Orlando Pérez y las hermanas Simona y Maricruz Martínez Vidal, entre otros, no pueden ser juez y parte al estar de por medio su empleo en la comuna.

La amenaza de la perredista disidente, es que no desistirán en su intento de alcanzar la candidatura por la presidencia municipal de Benito Juárez, porque no sólo tiene el pulso social sino el respaldo de las expresiones críticas del partido del Sol Azteca.

SIN MEMORIA

Las promesas a la ciudadanía, son compromisos que pesan cuando no se cumplen, ese es el caso del precandidato Julián Ricalde Magaña, quien piensa que la población no tiene memoria al acudir por enésima vez a las regiones y colonias a pedir el voto para rehabilitar calles, alumbrado y solucionar la problemática con el uso y manejo de basura.

Ineptitud, falta de compromiso, es el reclamo en las regiones como la 233, donde la población se encuentra iracunda por que les vieron la cara, cuando no sólo por el flamante alcalde con licencia, Gregorio Sánchez Martínez, sino también por el entonces funcionario Julián Ricalde Magaña.

El dejar el cargo, sino cumplía su palabra, motivó a la población a confiar en los gregorianos, y al ex director de Servicios Públicos que con bombo y platillos anunció la pavimentación de calles, a fin de solucionar el problema añejo de baches, sin embargo, bastó unos cuantos chubascos para quedar al descubierto las enormes lagunas que rellenaron con material de mala calidad.

El colmo, para los pobladores es el deficiente alumbrado que colocó la comuna gregoriana previo al último informe, a fin de pintar de amarillo las calles, aunque de por medio se llevaran luminarias en buen estado a cambio de otras obsoletas que casi no alumbra y en consecuencia dejan a los ciudadanos en completa indefensión por la obscuridad que impera en las calles.

Otra queja y compromiso que pasó por alto en Villas Othoc, el precandidato por la presidencia municipal de Benito Juárez, Julián Ricalde Magaña, es la necesidad de solucionar el problema de manejo, uso y recoja de basura, además de reubicar el basurero, situación que al igual que otras administraciones continúa, o peor aún se tornó más grave, al influir en contratar a Domos, que tiró la toalla incluso antes de cumplir el primer año de funciones.

Ante los desaciertos, Julián Ricalde Magaña está confiado que la popularidad de Gregorio Sánchez lo arrastrará para obtener el triunfo, y en consecuencia prefiere hacer campaña en los medios y ser la sombra de Gregorio Sánchez, para ganar adeptos ante la ciudadanía.

¿Lo logrará? recuerden que la ciudadanía “sí tiene memoria”. Veremos…

Pero recuerden que en la política no hay palabra.

No olvide checar Quintana Roo Gráfico, diario por internet

www.quintanaroografico.com

Para sugerencias, recordatorios y proposiciones indecorosas favor de escribir a emilio_cancun@hotmail.com

Comentarios

comentarios


Sobre

Leave Comment